Olvidé mi contraseñaRegistrarse |

¿Es posible diseñar la vida que uno quiere?

Publicado el 2014-04-03 en Coaching Personal

Para empezar a mirarnos a nosotros mismos, podemos hacernos una buena pregunta: ¿Qué hacemos repetidamente, que deberíamos dejar de hacer?, y aún más, ¿cuántos hábitos nocivos sostenemos, relaciones que ya no funcionan, ideas que no nos dejan actuar, etc? Elegir es la clave, en todo esto, y no sólo lo que quiero hacer, sino cuándo, dónde y con quienes.

Elegir como acto cotidiano, no de una vez y para siempre, o de vez en cuando. Elegir para renunciar a todo aquello que no quiero, que no me hace bien o que entorpece mis acciones. ¿En qué sentido o con qué dirección elegiré? Eso me lo dará mi DECLARACIÓN DE VISIÓN: el sentido de mi vida es … entonces el foco de mi acción será … Sin DECLARACIÓN DE VISIÓN no hay vida satisfactoria posible, sencillamente porque uno no sabe adónde va, entonces jamás se podrá encontrar con resultados más o menos cercanos a sus deseos e ideales.

Por el contrario, quien sepa, por ej., que el sentido de su existencia está en ayudar a los otros a crecer como personas, a partir del saber, obviamente podrá encontrar su foco de acción en la docencia, y elegirá la forma de ejercerla.

Quien entienda que su sentido está en reparar algo en los otros, en términos amplios, es muy probable que elija alguna actividad o profesión terapéutica, como la Medicina o cualquier ciencia de la salud. Si al sentido de la vida se lo toma con PASIÓN, es decir con amor y absoluta dedicación, puede aparecer el COMPROMISO, que a mí me gusta definir como la serie de acciones continuas y sostenidas en el tiempo, para lograr los resultados que declaro me importan y con los que me involucro a mismo y puedo involucrar a otros. Si y sólo si hay PASIÓN con COMPROMISO y ACCIÓN, puede haber un diseño de vida satisfactorio para uno mismo. Si por ej., declaro mi amor por la música y mi deseo de vivir mi vida en torno a ella, pero luego no materializo ningún proyecto de trabajo, estudio o cualquier tipo de vinculación personal con la música, en el que pueda plasmarse mi pasión, tengo pues una PASIÓN muerta, una suerte de paradoja, -nada más vital que la PASIÓN-, que produce frustración, desaliento y hasta desorientación personal y falta de expectativas.

Hay en todo este recorrido, obviamente, momentos en los que la necesidad de hacernos a nosotros mismos DECLARACIONES FUNDAMENTALES es muy fuerte (volvemos al ELEGIR vs RENUNCIAR) así como otros en los que la necesidad mayor es abandonar aquellas conversaciones privadas que nos alejan del hacer, nos dejan en la duda, en la toma de distancia, y hasta a veces, en la parálisis, -después de todo, los seres humanos siempre sostenemos la fuerte creencia de que el futuro es incierto-.

En próximos artículos hablaremos más detenidamente de estas conversaciones: las de juicios personales, y las conversaciones para tener razón, aquellas que habitan en lo que denominamos nuestra ZONA DE CONFORT PERSONAL, y a las que sólo un golpe de acción bastaría para derribarlas. Sin embargo, tanto conviven a veces con nosotros mismos, que sin darnos cuenta, les estamos dando permiso para que conspiren contra NUESTROS SUEÑOS MÁS ANHELADOS.