Olvidé mi contraseñaRegistrarse |

¿Inteligencia emocional o Coaching en el trabajo?

Publicado el 2014-04-03 en Coaching Organizacional

Preguntas comunes pero nada inocentes!!!!!!!

Vayamos por partes … Todos sabemos que nuestros afectos y emociones mueven montañas … Nuestros antepasados prehistóricos se valían de su miedo para sobrevivir, de su alegría para estar más unidos, de su ira para defender sus territorios, de su amor para procrear. Hoy, en pleno siglo XXI, podemos darle un uso diferente a las emociones: para aclarar las intenciones, consolidar los vínculos entre miembros de un equipo, para motivar, y lo que no es menos importante, para aportar un significado personal a las horas que dedicamos a nuestro trabajo.

Justamente, la inteligencia emocional en nuestro entorno laboral nos permite aplicar nuestra conciencia y sensibilidad para discernir los sentimientos que subyacen en la comunicación con los otros y para resistir la tentación, tantas veces, de reaccionar de manera impulsiva e irreflexiva.

En el contexto empresarial, podríamos rebautizarla entonces como “conciencia ejecutiva”, ya que tiene en cuenta, además, los factores que pueden conducir a una toma de decisiones satisfactoria y productiva: la rentabilidad, el mercado, la gestión del personal, y la política de la empresa, entre otros. Mediante una suerte de “introspección emocional”, entonces, podemos meditar acerca de las emociones que nos surgen a cada paso en las decisiones que tomamos, adquirir mayor visión de lo que nos dará resultado a largo plazo, desarrollar la habilidad de obtener apoyo emocional de los otros cuando tengamos que resolver nuestras propias emociones negativas, y en definitiva, ponernos en el lugar del otro (ejercitar la empatía), y escucharlo mejor para poder comunicarnos y hacer mejor con él/ellos.

En definitiva, obtener apertura emocional en el trabajo, produce esencialmente dos beneficios: la revelación de los sentimientos sobre nosotros mismos, tales como la confianza en nuestras propias capacidades, y en segundo lugar, el apoyo auténtico de los demás, que acercarán a nosotros sus talentos e ideas productivas. ¿BENEFICIOSO PARA UN LÍDER? La respuesta es más que obvia, sobre todo si se entiende que este tipo de liderazgo es el único que tendrá futuro en las organizaciones. Ahora bien, desde el Coaching Ontológico, las posibilidades de ajustar y perfeccionar este proceso de “toma de conciencia y aprendizaje sobre las emociones”, como a mí gusta llamar a la Inteligencia Emocional, es enorme. Y baso esta apreciación mía, en la idea de que los seres humanos somos un sistema de emociones, cuerpo y lenguaje. Lo que nos ocurra en cualquiera de estos dominios nos afectará indefectiblemente en los otros. Ello nos invita, justamente, a intervenir en forma simultánea en los tres para asegurar que las transformaciones producidas en uno de ellos se encuentren con cambios que les sean coherentes, en los otros. Por ejemplo, no basta introducir un cambio en la emocionalidad en la que se encuentra una persona, si el tipo de conversaciones que tiene, es coherente con la emocionalidad del pasado.

Por ello el proceso de Coaching es integral: a nivel de las emociones, del cuerpo y del lenguaje, y apunta a que la persona que lo recibe (el coachee), pueda convertirse en un observador diferente. El objetivo fundamental de este proceso, en definitiva, es mostrarle su poder de acción como persona, en relación al mundo y a las circunstancias que percibe, propendiendo a estabilizar y sostener cambios generativos en los tres dominios, que apunten siempre a resultados buscados, en cualquier área de la vida.

En próximos artículos veremos cuáles son los pasos específicos de un Coaching desde el foco de las emociones: especificar cuál es la emoción que se experimenta en cada situación a trabajar, modificar juicios e interpretaciones que sostienen emociones negativas, rediseñar estados de ánimo, rediseñar las acciones para generar otras emociones, hacer un proceso de aprendizaje en cascada o escalera, y obtener retroalimentación de acciones en curso.