Olvidé mi contraseñaRegistrarse |

Coaching en las organizaciones... para motivar a mi personal?

Publicado el 2015-11-11 en Coaching Organizacional

El Coaching es una disciplina que apunta a liberar el potencial de las personas, a través del cambio en su manera de OBSERVAR LA REALIDAD, lo cual genera acciones y resultados concretos relacionados con el objetivo que cada uno quiere lograr.

El origen del coaching surge en el ámbito deportivo, en el rol del coach o entrenador con su equipo, estableciendo una relación en la que el entrenador no necesariamente tiene las habilidades y destrezas de los jugadores, pero si puede observarlos en acción y mostrar lo que ellos no ven por estar, justamente, haciendo su deporte. Es aquí donde comienzan a establecerse objetivos específicos, medibles, para lograr el mejor desempeño en el deporte.

En la empresa esto tiene su correlato en el “juego diario” de la relación entre jefes y empleados. Un jefe “líder” podrá beneficiarse de las herramientas que el Coaching ejecutivo le propone, para motivar a su gente a dar lo mejor de sí, en el “aquí y ahora” ….

Y si de MOTIVAR precisamente queremos hablar, empecemos por el ABC de esta cuestión: las personas que conforman una organización, trabajan, en el mejor de los casos, por objetivos organizacionales comunes, pero no por objetivos personales comunes, ni a veces, siquiera parecidos. Esta es la primera cuestión que todo líder que reconozca a su gente deberá aceptar: cada empleado trabajará por sus propios motivos, necesidades e inquietudes, así como podrá dejar de hacerlo en cuanto el contexto de la compañía deje de satisfacerlo y aún más, ello coincida con una oferta de desarrollo profesional mejor en el afuera. Si bien esto aplica hoy en día especialmente a los más jóvenes, vivimos en una época atravesada por la flexibilidad laboral, la multinacionalidad y el emprendedorismo, por lo cuál no nos sería imposible encontrar profesionales en esta situación, aún en la cuarta década de la vida.

En síntesis: “retener” a cualquier profesional, y motivarlo para que se quede, no es sólo cuestión de “beneficios y/o compensaciones” que apliquen para un grupo en general … es más bien, el RESULTADO de construir una RELACIÓN JEFE/EMPLEADO/EMPRESA. En este sentido CONSTRUIR RELACIÓN PARA LOGRAR RESULTADOS, es la primera herramienta de Coaching Ejecutivo, que aplica tanto a la motivación de los empleados, como a muchísimos otras cuestiones que trabajamos desde esta disciplina.

 

*Para qué trabajás…? diría que es la primera pregunta que abre esta RELACIÓN a construir con el personal a cargo. Es la pregunta que en Coaching decimos que apela a la Inquietud del otro. Le siguen otras necesarias: -Para qué querrías trabajar en este proyecto/en esta área de la empresa/con este equipo???... Si usted es jefe y aún no escuchó la respuesta de su gente a estas preguntas, su relación con ellos aún ni ha comenzado!!!

Muchas de las claves para motivar a sus empleados están en las respuestas a estas preguntas: no es lo mismo trabajar sólo por la inquietud de sobrevivir y quizás mantener una familia, que hacerlo, -entre otras cosas, por ejemplo, - para pagarse estudios de posgrado en el exterior, o para poder “dar el salto” a una posición mejor … inclusive en otra empresa! Y también es diferente a hacerlo por un desafío profesional y personal, o meramente para retirarse con una mejor jubilación, o si tiene un proyecto propio, para solventarlo y dejarlo luego como una empresa para sus hijos. Podríamos imaginar tantos otros motivos, pero lo cierto es que todos ellos otorgarán valores intrínsecos y extrínsecos diferentes, al trabajo en sí. Ellos son los que hacen que la persona se sienta movida a hacer lo que hace, con diferente intensidad y emocionalidad. Entonces:

Oriente el trabajo de su gente hacia lo que a ellos les interese. Conecte sus objetivos personales con los organizacionales, toda vez que encuentre oportunidad para ello. Asígnele VALORES y PROPÓSITOS personales al desempeño que ellos deberán lograr en el trabajo. Esta es precisamente la segunda herramienta de Coaching Ejecutivo que aplica a la motivación de la gente. Convierta la pregunta: -¿Para qué trabajás? en un desafío, medible en su logro mediante indicadores, y redoble la apuesta: -“aquello que querés podés convertirlo en mucho más…”

En este sentido, decimos desde el Coaching ejecutivo, que trabajar efectivamente con el personal a cargo no sólo supone coordinar efectivamente acciones a desarrollar en pos de resultados a lograr … ello es tan importante como conocer intereses y preferencias de esas personas con las cuáles usted trabaja. Algunos sólo darán lo mejor de ellos si precisamente podemos reconocerles qué es lo mejor que tienen para dar: fortalezas, habilidades, y hasta contextos y situaciones en las que pueden ser más productivos. Y el “reconocer” tampoco es ingenuo, desde la Ontología del lenguaje. Por el contrario, una declaración de Reconocimiento es el primer acto que un jefe podrá realizar, para luego poder comenzar a construir CONFIANZA, como una actitud mutua (de él hacia su gente y de ellos hacia él), basada en el juicio que ambas partes sostengan, de que el otro es tanto competente profesionalmente como creíble en su desempeño y accionar diario, sincero y con un mensaje único y contundente.

Obviamente todo ello es producto de conversaciones cotidianas y acuerdos graduales que se van generando como producto de esta RELACIÓN… pero recuerde que sin ellas, y sin CONFIANZA, no hay COMPROMISO posible: compromiso en el sentido más sólido de la palabra, y ganas de trabajar, no sólo por obligación sino por decisión, y hasta por elección personal!!

La tercera herramienta ineludible del Coaching Ejecutivo, aplicable a la motivación, es el “FEEDFORWARD”. Es decir, no se quede sólo con la crítica, -aún constructiva-, que pueda darle al empleado, por lo que éste ya haya hecho. Pregúntele además: -¿Cómo podrías o podríamos hacerlo mejor? Esto es generar una crítica constructiva hacia adelante. Y construya con él la respuesta, apuntando a una visión de futuro. Pocas cosas motivan tanto como la sensación de que podemos otorgarle más calidad y valor a lo que hacemos, sobre todo si ello redundará en beneficios absolutamente medibles, tanto para nuestro negocio como para nuestra propia calidad de vida en el trabajo. No olvide nunca acercar estos dos factores!

Y una última herramienta de Coaching Ejecutivo, que quizás lo anime a correrse de su perfil de “jefe tradicional” (si usted considera que lo es!!!): salga de su FÓRMULA DE ÉXITO y conéctese con su FUENTE DE PODER. Si algo funcionó bien para usted en el pasado, en lo que a conducción de personal se refiere, no tiene por qué seguir funcionando así en el presente, necesariamente, ni mucho menos en el futuro. No sólo porque la generación de los más jóvenes, la tan nombrada “generación Y”, que quizás a usted le toque hoy liderar, sea tan distinta en su pensar y accionar, a la nuestra. Sino más bien, porque las personas, simplemente son tan diversas y diferentes, unas de otras, que no admiten fórmulas para conectarse con sus propias fortalezas, actitudes y grandezas … aquellas que las mueven a trabajar cada día.

Busque entonces, para usted mismo como jefe, momentos, recursos y estilos propios, que usted pueda elegir para comunicarse con ellos, desafíos que proponerles y redoblarles cada vez, pero que en definitiva siempre jueguen a su favor, como una fuente personal y única de poder propio, para inspirar a otros a dar lo mejor de sí, en pos de una VISIÓN COMÚN.

 

Lic. Mónica Reta

Psicóloga. Coach ejecutiva y organizacional.

Directora Ejecutiva de CoachingyPsicologia, y Miembro de Morena Coaching Internacional.