Olvidé mi contraseñaRegistrarse |

Autoestima: ¿será que me quiero poco?

Publicado el 2014-04-03 en Coaching Personal

Quién no ha sido víctima alguna vez de la pregunta: "-No tendrás baja tu autoestima???", verdaderamente mordaz y nada inocente de parte de quienes parecen querer comprendernos cuando algo nos perturba ...! Lejos de ser sólo una cuestión de voluntad: quererse o no quererse a sí mismo, cuidarse, autodefenderse ante situaciones adversas o conflictivas, la autoestima es un concepto "duro de roer" ... Y esto porque encuentra su origen en el complejo “narcisismo” del psicoanálisis, una entidad psicológica que engloba tanto aspectos concientes como no concientes. Los no concientes corresponden a un momento primario de su constitución: el narcisismo se forma en el ser humano bebé, a través del otro que lo constituye y soporta como tal, a partir de su nacimiento (sus progenitores o cuidadores). Es el otro el que “valora”, o en términos psicoanalíticos catectiza al incipiente sujeto humano. Y obviamente, múltiples avatares pueden suceder en este proceso. Pero lo cierto es que lo que se haga o no se haga en este momento, será parte constitutiva de ese ser humano, de su normalidad o su patología psíquica, y de lo que llamamos su “carácter” La autoestima finalmente, se nos aparece en el plano conciente, como el conjunto de pensamientos y de sentimientos que tenemos de nosotros mismos. ¿Y qué podemos hacer desde esta realidad conciente, todos los días, para cuidar nuestra propia estima, nuestros intereses, y la satisfacción de nuestras necesidades en todo orden, más allá de lo que nuestros progenitores nos hayan dejado como “herencia de personalidad”??? Considero que cuidar y promover nuestra autoestima, se basa en: -Reconocer tanto las propias fortalezas como las debilidades: trabajar con las primeras y tratar de superar las segundas; -Proponerse para ello SIEMPRE objetivos a lograr: realistas, posibles y que aporten beneficios concretos. Nunca dejar de perseguir OBJETIVOS PERSONALES!!! -Escuchar en todo momento al propio cuerpo: es aquél que habla cuando ignoramos nuestros pensamientos; -Reconocer SIEMPRE nuestras emociones y sentimientos: son el mejor indicador de “cómo nos estamos tratando a nosotros mismos”; -Autorreconocerse los logros obtenidos y buscar momentos de gratificación personal en la vida cotidiana. . Si aún con todo ello, no podés sentirte bien con vos mismo y manejar las situaciones que vivís a diario, es hora de buscar ayuda profesional. Tené en cuenta que cualquier perturbación de tu autoestima, no sólo puede ser causa de sentimientos negativos, sino que puede trabar tu propio desarrollo personal, laboral y toda tu vida de relación con los otros. Lic. Mónica Reta.